10 Mitos Acerca del Profesional de la Salud Mental

Cuando empecé a estudiar mi licenciatura en Psicología, mis amigxs y familiares hacían un comentario que iba mas o menos así: "cuidado, ¡porque Mariana podría estarte psicoanalizando!". Al principio, me ponía muy seria (tratando de esconder mi enojo) y proceída a explicar como ser psicoanalista requiere un entrenamiento exhaustivo - que obviamente no estaba incluído en mi programa de licenciatura de cuatro años. Hoy, sin embargo, contesto con algo de humor. Algunas veces hasta con la legendaria frase del Dr. Freud "algunas veces un cigarro es solo un cigarro". 

La cantidad de personas que todavía creen que nosotrxs, lxs profesionales de la salud mental, somos una especia de súperhumanos me hizo pensar en cuántos de estos mitos hay acerca de nuestra profesión, en general. Hoy, espero aclarar algunos. 

Mito #1: Podemos leer mentes. 

Cuando nos entrenan en la profesión, logramos afinar nuestros ojos y nuestros oídos. ¿Qué significa esto? Observamos comportamientos y escuchamos diálogos de una manera distinta. Mis profesores lo llaman el "ojo clínico" y el "oído clínico". Esto - de ninguna forma - significa que sabemos qué estás pensando. Solo significa que somos capaces de ver un poco más allá de lo que la gente hace o dice. Esta es una práctica increíblemente agotadora y solemos reservarla para nuestro horario de oficina. Como tal, muchxs solemos desactivarlo cuando estamos en esencarios sociales.

Así que, en resumen: cuando salimos a cenar o a tomarnos una copa de vino, no estamos leyendo mentes ni tenemos intención alguna de ver más allá de tus palabras y acciones. 

Mito#2: Trabajamos 24/7. 

Esto está vinculado al primer mito que acabamos de mencionar. Nuestro trabajo requiere que nos conectemos y empaticemos con las demás personas. Ya sea que estemos trabajando en la consulta privada, en un hospital, una escuela o una compañía, elegimos esta profesión porque  ayudar a otras personas nos da mucha gratificación. Esto requiere que nosotrxs estamos en un estado mental óptimo para la mayoría de las seis a ocho horas que trabajamos. Cuando terminamos, nos gusta relajarnos - al igual que cualquier persona que trabaja en una oficina.

Esto puede signiciar que algunos días necesitemos cuidarnos, aunque esto signifique ver acurrucarnos con palomitas de maíz a ver una serie de Netflix que no requiere que pensemos mucho. 

Mito #3: Somos Olivia Pope. 

Como una gran fan de "Scandal" tenía que incluir esta referencia. Olivia, la que lleva el sombrero blanco, describe su posición de trabajo como  encargada de "arreglar problemas". Su trabajo es diferente a la de nuestra línea de trabajo - ella arregla escándalos y la imágen de las personas envueltas en ellos. Algunas veces, las personas que entran dentro de nuestra consulta esperan el mismo tratamiento: padres que traen a sus hijxs para que "arreglemos" sus comportamientos, parejas que vienen para que "arreglemos" su relación, o familias que acuden para que "arreglemos" sus conflictos. Pero, hay un pequeño problema con este plan — nosotrxs no arreglamos a nadie. 

Nuestro trabajo es acompañar a lxs pacientes en este camino, guiarlxs para hacer descubrimientos de su mundo interno y ayudarlxs a encontrar las herramientas necesarias (que muchas veces ya poseen, pero no saben que las tienen) para resolver sus dificultades. El éxito del tratamiento no radica en la terapeuta. El éxito de la terapia está en el paciente — porque ella/él es quien se ha retado a sí mismx y ha manifestado la valentía necesaria para enfrentar sus propias experiencias. 

Mito #4: Nunca cometemos errores. 

No puedo empezar a contar la cantidad de veces que las personas reaccionan sorprendidos cuando me encuentro brava, triste o sobrereacciona a ciertos eventos y situaciones. Para algunas personas, una vez que te conviertes en psicóloga, eres eso primero que todo lo demás. Lo que no saben, es que somos humanxs, especialmente en nuestras relaciones personales. Tenemos permitido perder la paciencia si alguien se cola en la fila del súpermercado y quizás no sepamos cuál es la mejor manera de reaccionar cuando nuestrxs hijxs están teniendo un berrinche en el centro comercial.

Como mencionado anteriormente, la mayoría de nosotros hemos sido bendecidos con una habilidad de tener consciencia sobre nosotrxs mismxs. Pero, tenemos permitido responder de manera instintiva — sin importar nuestra profesión. Así que, amigxs y familiares: tengánnos un poco de paciencia a nosotrxs, somos humanxs. 

Mito # 5: Tenemos todo resuelto.  

Como parte de mi entrenamiento para convertirme en psicóloga, nuestrxs profesores nos incentivaron a buscar terapia personal. Como una manera para conocernos a nosotrxs mismxs y prepararnos para enfrentar las situaciones personales de otras personas.

Todo el desarrollo humano está en un constante movimiento dinámico. Mientras nos movemos de etapa evolutiva a etapa evolutiva, crecemos, cambiamos y tenemos que lidiar con distintas situaciones. Es imposible tener todos los problemas resultos al cien por ciento, todo el tiempo. Como un requisito de nuestro entrenamiento, nos hemos vuelto más conscientes de nuestro mundo interno y nuestras limitaciones. Pero, al crecer, nuestras limitaciones cambian, nuestro mundo interno se vuelvo más rico, y como tal tenemos muchísimo más material con el cual adaptarnos. 

Mito #6: Lo analizamos todo. 

Esto es un tema en común en las respuestas de las personas cuando lxs conocemos. La verdad es que aún cuando tenemos la habilidad de ver más allá, esta es una práctica enteramente selectiva. ¿Que signifca esto? Unx elige cuando analizar y, la mayoría del tiempo, cuando estamos cenando con amigxs o vamos al cumpleaños de una sobrina, no estamos analizando ni tu estilo de crianza ni habilidades de comunicación. 

El análisis constante y encender ese cerebro pensante en todo momento, requiere mucho esfuerzo y es mentalmente agotador, por lo que la mayoría de nosotrxs decide reservarlo para nuestros trabajos. 

Mito #7: No sentimos emociones negativas

Regreso al hecho que somos seres humanos. Sentimos todo el rango de emociones: felicidad, tristeza, miedo, ansiedad, frustración, enojo, decepción — todas y cada una de ellas. La única diferencia es que algunxs de nosotrxs adquirimos la habilidad para responder apropiadamente a ellas — a veces. Pero, somos igual de vulnerables de sentirlas como cualquier otra persona. 

Mito #8: Todos los profesionales de la salud mental hacen lo mismo. 

Hay una larga lista de especializaciones en el campo de la salud mental: psicólogxs clínicxs, psicología pediátrica, trabajadores sociales, psicólogxs escolares, consejerxs, psicólogxs del deporte, y la lista sigue. Y, para hacer todo incluso más complicado, cada área tiene una sub categoría o marco de trabajo. No todxs vemos pacientes o diagnosticamos o hacemos psicoterapia. Pero lo que sí nos une a todxs es nuestro amor por ayudar a otros. Y esa es la principal roazn por la cual fuimos atraidxs a esta profesión. 

Mito #9: Podemos atender a cualquier persona. 

Creo que esto es lo que más escucho. Con frecuencia, nuestros familiares y amigxs por igual, compañerxs de trabajo y nuevxs conocidxs, se acercan para hablarnos de una situación que les agobia, con la esperanza que les podamos ofrecer una solución y una respuesta a sus problemas. Lo que pasa con esta expectativa es que nosotrxs, justamente porque tenemos una relación más cercana, sólo podemos ofrecer un punto de vista subjetivo.

Por esto, no podemos atender a familiares y amigxs: les conocemos demasiado bien. Como hermana, amiga, compañera de trabajo o cualquier otra relación donde te he conocido a nivel personal — solo soy capaz de ver TU lado de la historia. Creo que la belleza de embarcarse en un proceso de terapia o consejeria radica en la oportunidad de tener a alguien completamente objetivo y libre de sesgo escuchando tu narrativa. Alguien que no solamente lograra ver el panorama completo, pero que también podrá darte una perspectiva fresca y única. 

Mito #10: Tenemos todas las respuestas. 

Creo que esta se explica sola. No tenemos todas las respuestas, ni es nuestro trabajo decirte qué hacer. Nosotrxs, en la mejor de nuestras posibilidades, te podemos ofrecer el espacio y la guia para ayudarte a ver las cosas de manera más clara. Para darte permiso de entender tus pensamientos, acciones y emociones. Pero solo tú sabrás qué hacer con esta información. Esto nos permite a nosotrxs darte independencia en tu proceso, te ayuda a ganar responsabilidad y apropiarte de tus logros en esta aventura. 

Nosotrxs, como profesionales de la salud mental, estamos aquí para apoyar, escuchar y empatizar. Abrir el espacio para hablar de las emociones difíciles. Ofrecer una perspectiva más amplia. Animarte a pensar en tu propia vida interna. Ayudarte a ver las cosas en una nueva luz. Estamos aquí para ayudarte a prevenir dificultades y problemas. Y somos una fuente para consultar ideas y pensamientos sobre tu mundo interno. Estamos aquí.  

Este artículo fue publicado originalmente en The Mighty. 

Thinkstock photo via macrovector.

Source: https://themighty.com/2017/07/myths-about-...