4 Formas de Ser el Padre Que Tu Hija Feminista Necesita

La semana pasada hice un Instagram Live con Mike Reynolds, de @everydaygirldad, sobre lo que significa ser un padre aliado en el feminismo. En esta conversa, hablamos sobre los retos que tienen los padres hoy en día, cómo pueden ser mejores parejas para incentivar la equidad de género en el hogar, y lo que deben hacer para nivelar el ambiente familiar socio-emocional.

Un padre que modele la equidad de género es crucial para el desarrollo de una generación con consciencia social. Le puede enseñar a sus hijas lo que son valores como el respeto, la amabilidad y la empatía. Aparte, le puede modelar –a través de su propia relación de pareja– lo que es una relación basada en la equidad y la igualdad.

Dentro de nuestra conversación, Mike y yo conversamos sobre tres (que luego se convirtieron en cuatro) formas que los padres pueden ser los aliados feministas que sus hijas necesitan:

1. Empieza a leer YA sobre la carga emocional

La carga emocional es un fenómeno que nos afecta a todas las mujeres en una relación. Y es cuando la mujer suele cargar con todo el componente emocional de una relación (esto sin hablar de la carga doméstica). Se ve en momentos cuando la mujer es quien suele abrir las conversaciones sobre la salud emocional de la pareja, y suelen cargar con la responsabilidad emocional.

Aún cuando hemos presentado ejemplos hetero-normativos, en las parejas homosexuales también se ve, particularmente cuando se convierten en padres. Un artículo en el New York Times, encontró que suelen dividirse las tareas domésticas y emocionales de una manera más equitativa en comparación con las parejas heterosexuales, pero que esto cambia significativamente cuando empiezan a tener hijos/as.

De esta forma, si los padres empiezan a leer sobre la carga emocional desde ahora, tienen mejores posibilidades de equipararla. A su vez, tienen mejores posibilidades de modelarle a sus hijas cómo se ve una relación basada en la igualdad.

2. Empieza a tener las conversaciones difíciles AHORA

Me contaba Mike en nuestro IG Live, “para todos los padres que me preguntan cuándo deben empezar a hablar sobre consentimiento o salud sexual y reproductiva con sus hijas, el mejor momento es cuando empiezan a cuestionarse esto.”

Nada los va a preparar para tener estas conversaciones y las primeras veces serán incómodas para Uds. y para sus hijas. Pero, es algo que con la práctica se vuelve más fácil. Y, si empiezan estas conversaciones desde que sus hijas están pequeñas, cuando ellas sean mayores y necesiten hablar de temas más complejos, ya existirá la confianza necesaria para facilitar este diálogo.

“Yo nunca quiero que mi hija se sienta que no puede hablar de algo conmigo”, me comentaba Mike, “y al contrario, es importante que sepa que por más incómodo que esté (tanto ella como yo), haré el esfuerzo por escucharla y apoyarla.”

3. No tienes que tener todas las respuestas

Siguiendo el hilo de lo que acabamos de mencionar, es importante que sepan que no tienen que ser expertos en ninguno de los temas de los que hablen sus hijas. No pasa absolutamente nada si Uds. le contestan “que buena pregunta, pero sabes, no tengo la respuesta para eso todavía” o un sencillo “no sé.”

Resulta hasta refrescante para los hijos/as darse cuenta que sus madres y padres no tienen todas las respuestas. Denota cierta autenticidad y vulnerabilidad, lo cual es crucial para el desarrollo emocional de los hijos y las hijas.

4. La representatividad importa

Es importante prestar atención a la diversidad cultural que tienen los diferentes medios en los que nos desenvolvemos con nuestras hijas. Sus libros, las películas que vemos con ellas, las series de televisión, las personas con las que nos rodeamos. ¿Estamos mostrándole solo un tipo de mujer (blanca, esbelta de clase social media alta-alta)? ¿O estamos honrando la diversidad de cuerpos, culturas, edades? ¿Estamos mostrándole solo un tipo de familia? ¿O estamos exponiéndolas a familias diversas?

Es importante exponer a nuestras hijas a otras realidades, particularmente porque el bombardeo mediático se concentra en un solo tipo mujer. Y, lastimosamente, es aquel que nuestras chicas están aspirando a ser. Cuando deberían estar creciendo con la noción que existen una variedad de realidades, que todas son válidas, y todas merecen respeto.

¿Qué otra forma se te ocurre? Déjame un comentario abajo para leerte.

Si eres madre o padre y quieres conversar más sobre esto, te invito a que hagas una cita conmigo aquí.