¿Por Qué Crear Un Vocabulario Emocional en Tus Hijos Varones?

Al finalizar mi mes de Noviembre, miro hacia atrás y contemplo todas las conversaciones tan ricas que pudimos establecer para prevenir la violencia contra la mujer. Hablamos sobre distintas formas que las madres y los padres pueden fortalecer el mundo emocional de sus hijas, así como formas en la que las madres y los padres pueden sensibilizar el mundo emocional de sus hijos.

En nuestra penúltima charla, hablamos específicamente sobre cómo podemos crear un vocabulario emocional en nuestros niños. Específicamente, porque confío plenamente que niños emocionalmente sanos se convierten en hombres emocionalmente sanos. Y son estos los hombres que necesitamos luchando a nuestro lado y creando conciencia sobre la violencia de género.

Ayudar a las madres y a los padres a tener estas conversaciones es una excelente herramienta preventiva. ¿Cómo empezar?

Definamos qué es un vocabulario emocional

Un vocabulario emocional extenso es la capacidad de identificar y nombrar emociones correctamente. Se refiere a poder identificar correctamente nuestras señales corporales, expresar estas como emociones, y manejarlas adecuadamente. En el live hablamos sobre cómo las emociones no se pueden controlar, pero sí se pueden manejar.

Tener este vocabulario emocional es importante para niñas y para niños, pero me he enfocado en este último grupo por distintas razones. Estudios apuntan que las madres y los padres manifiestan sesgo de género al momento de nombrar emociones en sus hijos varones que en el de sus hijas. Como resultado de esto, las niñas tienden a crecer con una mayor sensibilidad para el manejo emocional que aquel que en niños.

Un manejo emocional limitado da lugar a muchas de las problemáticas que estamos viendo hoy en día: mal manejo de la agresividad, no saber cómo manejar la ansiedad, problemas de salud mental en hombres, dificultad para acudir a psicoterapia. Como he mencionado en otras ocasiones, dos cosas pueden pasar si los hombres no aprenden a manejar sus emociones:

  • las actúan en ellos mismos (riesgo de depresión, ansiedad y suicidio)

  • las actúan en los demás (riesgo de violencia contra la mujer).

¿Qué se puede hacer?

Lo mejor que pueden hacer las madres y los padres para cultivar este vocabulario emocional es reflejarles sus emociones y las situaciones por las cuales están pasando, en lugar de minimizarlo o ignorarlo. Esto resulta particularmente desafiante cuando hay que reflejarles y generar empatía con las emociones displacenteras.

Algunas formas en las que se pueden reflejar las emociones a edades distintas, incluyen:

  • En niños pequeños: reflejarle sus emociones de enojo, tristeza y frustración.

  • En pre-adolescentes: reflejarle sus emociones de frustración, confusión y ansiedad.

  • En adolescentes reflejarle cuando se ha sentido rechazado.

¿Por qué estas emociones en particular?

Pareciera que la combinación de estas emociones es lo que perpetúa y mantiene la violencia contra la mujer. Los hombres, al no saber manejar el rechazo ni la frustración, las actúan en sus parejas o en otras mujeres. Las mujeres –al no tener que luchar con conceptos como “masculinidad tóxica”– son más capaces de manejar estas emociones displacenteras.

¿Qué más se puede hacer?

Algunas otras formas de extender el vocabulario emocional de nuestros niños, incluyen:

  • Remover el sesgo de género en juguetes. Incluir muñecas y bebés, cocinas de juguete (si ellos lo piden). Los niños van a ser miembros activos de la sociedad y necesitan poder estar cómodos con sus emociones y con el cuidado emocional.

    • Esto tiene un efecto directo en la carga emocional que vemos en las relaciones adultas, el respeto, consentimiento, y manejo emocional.  

  • Modelar. Si tienen a adultos hombres en sus vidas, que sean adultos que hablan abiertamente de sus emociones. Que en lugar de llegar tirando puertas o acostándose en el sofá después de un largo día, puedan poner en palabras sus cansancio y decir “estoy enojado por el día que he tenido, necesito un momento para mi para poder hablarlo”.

  • Aprovechar momentos educativos. Exponerlos a películas y series de TV que exploran a los niños conectándose con su mundo emocional. Películas como Coco, por ejemplo, y abrir una conversación sobre esto.

  • Prestar atención a la forma en la que nos comunicamos con ellos . Cuidar de decir mensajes como “sé lo suficientemente hombre” o “macho que se respeta” o “como hombre” o “como macho”. Estas frases no ayudan a nadie.

Es un trabajo desafiante, mas no imposible. Y si tú tienes a un hijo varón, tienes una enorme responsabilidad de criar a un futuro hombre que respete a las demás personas. Que entienda su puesto de privilegio en este mundo y que lo use de manera prudente.

Si te perdiste mis Instagram o Facebook lives de este mes, te dejo algunos recursos que puedes revisar:

  • Cómo se desarrolla la masculinidad tóxica. Puedes ver la repetición de mi live aquí.

  • ¿Cómo ser un padre aliado para tu hija?. Puedes leer el artículo aquí

Si eres madre o padre y quieres conversar más sobre esto, te invito a que hagas una cita conmigo aquí.