3 Formas de Evitar la Masculinidad Tóxica en Tu Hijo

Estamos en Noviembre, mes donde se visibiliza el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (25 de Noviembre). Si bien es cierto, es importante hacer esfuerzos constantes para eliminar la violencia en cualquiera de sus formas, pero también es sumamente importante trabajar a nivel preventivo.

Mi trabajo preventivo se enfoca en la psico-educación de madres y padres, específicamente para desafiar las ideas preconcebidas de los roles de género. ¿Por qué? Porque confío que si queremos detener la violencia de género y erradicarla por completo, hay que enfocar nuestros esfuerzos en criar una generación empática, respetuosa y amable. Que entienda la importancia de los derechos humanos, luche por la igualdad en todos los frentes, y se sienta lo suficientemente cómoda de usar su voz para poner un alto a las injusticias que se viven diariamente.

¿Por qué hablar de masculinidad tóxica?

Antes de hablar de ella, empecemos por definirla. La masculinidad tóxica es una construcción (creada y reforzada por el sistema patriarcal) en la que se le atribuyen una serie de elementos o características al hombre. Estas características lo hacen ser "fuerte", "poderoso", "dominante", y usualmente se usan estos atributos para engrandecer al hombre y ponerlo en una posición superior al de la mujer. 

La masculinidad tóxica es un ciclo vicioso que termina con una fuerte lucha interior: un deseo de expresar sus emociones, pero no saber cómo ni sentir que tienen el permiso para hacerlo. Abajo una imagen que engloba cómo se va este ciclo vicioso:

Screen Shot 2018-11-06 at 10.26.03 AM.png

¿Cómo se puede contrarrestar esta masculinidad tóxica en tu hijo?

bruno-nascimento-255699-unsplash.jpg

1. Abriendo espacios de diálogo constantes

Hablar sobre masculinidad, sobre el rol de un hombre en una sociedad, sobre cómo usar su privilegio y sus voces para hacer un cambio, es un trabajo constante. Es un trabajo de deconstrucción que debe empezar desde que son pequeños.

jordan-whitt-145327-unsplash.jpg

2. Permítele su expresión emocional

Un estudio publicado en la revista Symbolic Interaction, encontró que las mujeres tienen un vocabulario emocional mucho más rico que los hombres. Los autores atribuyen a este fenómeno la forma en la que naturalmente se genera más empatía con las niñas que con los niños. Es importante abrir espacios emocionales y ayudar a los niños a desarrollar un vocabulario emocional rico y extenso.

gianandrea-villa-737211-unsplash.jpg

3. Exponerlos a una variedad de actividades.

Así como hay que hacer un esfuerzo para exponer a nuestras niñas a actividades STEM, también hay que esforzarnos para exponer a nuestros niños a manualidades. A arte. A la creatividad. Enseñarles que las emociones, las profesiones, y las habilidades no tienen género ni sexo biológico.

¿Se te ocurre alguna otra? Coméntame abajo, me interesa saber qué piensas.

Si eres madre o padre y quieres conversar más sobre esto, te invito a que hagas una cita conmigo aquí.