Cómo Practicar el Auto-Cuidado en Estas Fiestas

Las fiestas navideñas son mi época favorita del año. El “tiempo más maravilloso del año” incentiva a las familias a reunirse, hacer resoluciones, y reflexionar. Tomar ron ponche, decorar mi arbolito navideño, que el olor a pino quede en toda mi casa –no hay mucho que no ame sobre esta época. Pero entiendo que ese no es el caso para todo el mundo.

¿Qué pasa cuando las fiestas de fin de año son un recuerdo de duelo y soledad?

¿Qué pasa cuando los lugares más festivos se sienten como los lugares más vacíos? ¿Qué pasa con aquellas personas que tienen que cargar con la nostalgia y tristeza en una época donde expresar esos sentimientos es mal visto? ¿Qué pasa con aquellos que están batallando temas como depresión o duelos? ¿Momentos difíciles como infertilidad, divorcio, pérdidas, mudanzas, despidos, depresión, o ansiedad?

Si prestamos atención, encontraremos a esas personas alrededor de nosotras/os. Puede ser una amiga/o, un/a hermano/a, una colega, tu pareja, o incluso tu misma/o. Y, aunque no se sienta como la época más maravillosa del año, no hay razón por qué se debe sentir como la peor época del año, tampoco.

Aquí les comparto algunas formas en las que podemos cuidarnos a nosotras/os mismas/os en estas fiestas:

Está bien decir que “no”.

Ya sea en tu fiesta de Navidad de la oficina, o la reunión del edificio o vecindario, fiesta de Año Nuevo, o fiestas familiares, la época está llena de fiestas. Para algunas personas, ir a estas fiestas es algo natural para experimentar el encanto navideño. Pero, para otros, la posibilidad de socializar con otros/as se vuelve intimidante y ansiosa.

Incluso hasta más agotador, es tener que explicar tu razonamiento a alguien más. Es por eso que te lo decimos ahora: no pasa nada si dices que no irás a una fiesta. Especialmente, si sabes que va a ser difícil para ti y te van a bombardear con preguntas y comentarios que afectarán negativamente tu salud mental.

Por eso, es tan importante rodearte de personas que quieren lo mejor para ti, aquellos que ponen tu salud emocional por encima de los deseos de los demás. Esas personas no solo aceptan tus “no”, sino que te incentivan a practicar el auto-cuidado.

Puedes aislarte de vez en cuando, pero no hay necesidad de sentirte sola/o.

Mucha gente confunde la soledad con el aislamiento. Estar sola/o se refiere a la situación emocional y física – en otras palabras, no tener a personas cerca tuyo. La soledad se refiere a algo menos tangible y más circunstancial. Se siente como si estuvieras sola, aún cuando estás físicamente rodeada/o de muchas personas. En este artículo, puedes descubrir más diferencias entre ambas.

Aquellas personas que mencioné anteriormente –aquellas que apoyan tus decisiones de no asistir a eventos, se sientan alado tuyo y sin decir una palabra te dan consuelo, te dejan expresarte lo más abiertamente posible – esas son las personas a las que debes buscar. Estas son las personas que te harán sentirte menos sola/o. Acepta a esas personas durante momentos difíciles. Y, cuando puedas, sé ese tipo de persona para aquellos cercanos a ti.

Da a otros/as como una forma de darte a ti misma.

Algo que olvidamos en estas fiestas navideñas es la oportunidad de dar a los demás. El consumismo de estas fiestas y los regalos interminables son dos cosas que obstaculizan que nos enfoquemos en lo que es realmente importante: compartir con los y las demás.

Varios estudios han demostrad como el trabajo de voluntariado tiene efectos positivos en la salud física y mental de las personas. He encontrado que el trabajo de voluntariado ayuda a las personas de dos formas: se enfocan en una actividad positiva que los y las hacen sentirse más reconocidos, y también tienen oportunidad de poner sus vidas en perspectiva. Cuando vemos a otros/as contentos con tan poco, somos más capaces de practicar la gratitud.

Hay muchas formas en la que puedes dar a los demás. Quizás visitar un hospital de niños/as. O donar tu tiempo en un asilo. ¿Tienes alguna habilidad o un hobby? Úsalo para inspirar a los demás. Hay un efecto mágico que ocurre cuando le devolvemos algo a nuestra comunidad. Nos llena con un sentido de propósito, lo que quizás es exactamente lo que necesitas durante este tiempo tan desafiante.

El auto-cuidado siempre es importante, pero especialmente en fiestas navideñas.

Mientras las redes nos presionan para sentirse festivos/as constantemente, es importante tomar en cuenta que TU salud mental es lo más importante. Date tiempo para sentirte mejor, mantén a los tuyos cerca, y establece expectativas realistas contigo misma/o. Practica qué contestarás cuando te pregunten sobre temas que te hacen sentir vulnerable y no te expongas a personas que van a afectar negativamente tu salud emocional.

Cuidar de ti misma podría ser lo único en tu lista de Navidad este año. Y eso está perfecto.

Este artículo fue publicado originalmente en Ravishly