Por qué el juego debe ser obligatorio en la educación preescolar

Ya sabemos que el juego es crucial para el desarrollo de la/el niñx. Reconocemos la importancia del juego en la casa, o durante terapia. Pero, ¿y la escuela? ¿Cuál es el rol de la escuela en este movimiento? Es más grande y más importante de lo que crees. 

Soy una abogada incansable por la educación y la niñez. Estoy profundamente involucrada en encontrar maneras para hacer que el cerebro de nuestrxs pequeñitxs funcione desde una edad muy temprana. ¿Cómo los ayudamos a estar más involucradxs en el aula? ¿Cómo generamos esa curiosidad? ¿Cómo ayudamos a mantener esa curiosidad lo más posible? ¿Cómo podemos alcanzar todo su potencial creativo?

Mi receta va mas o menos así: maestrxs apasionadxs, educación del siglo XXI, y mucho, mucho juego. Sí, leíste correctamente. ¡Dejemos a nuestrxs niñxs jugar! 

El juego les enseña cómo navegar por la vida

Naomi Smith, directora de la escuela Central Park East II en Nueva York nos dice "(a través del juego) puedes aprender cómo navegar por la vida, y sin saber cómo navegar por la vida, no puedes saber cómo navegar por la escuela". Cuando los niñxs juegan, fortalecen sus habilidades sociales, cognitivas, motoras finas - cruciales para un desarrollo sano. 

Hay tanta presión en la educación rigurosa - y eso es importante y hay un tiempo y un lugar para ello - pero no debe ser la prioridad de los preescolares. Como Valerie Strauss, una reportera educacional para el Washington Post menciona, "lxs niñxs en kínder de hoy en día enfrentan una enorme presión por alcanzar expectativas inapropriadas...".

Esta nueva moda es la razón por la cual muchxs madres y padres se estremecen al escuchar las palabras "juego" y "currículum" juntas. Porque existe la idea errónea que el juego y el aprendizaje son mutuamente exclusivos. ¡Y nada podría estar más alejado de la verdad! Cuando lxs niñxs tienen estaciones dentro del aula de clase, con materiales para explorar y crear, pueden aprender muchísimo más que tan solo sentándose en una silla escuchando una clase.   

El juego desarrolla las habilidades necesarias para alcanzar el aprendizaje académico 

Alfonso Lázaro y Pedro Pablo Berruezo, doctores en pedagogía, trajeron a la luz una pirámide del desarrollo humano. Esta pirámide explica cómo las habilidades se edifican para dar lugar al aprendizaje académico. Entre el juego simbólico y la adquisición de la lecto-escritura, ¿cuál crees tú que ocurre primero? Sin el juego simbólico, las interacciones no cobran significado. Y el cerebro de nuestrxs pequeñitxs no es capaz de desarrollar todo su potencial. 

El juego desarrolla habilidades de atención, ya que lxs niñxs sienten la motivación para alcanzar ciertos objetivos dentro del juego. Ayuda con el desarrollo del lenguaje , ya que lxs niñxs están constantemente representando personajes y creando diálogo dentro de su juego. Fortalece las habilidades motoras, ya que lxs niñxs deben manipular materiales para construir y crear. Desarrolla habilidades sociales, ya que lxs niñxs deben cooperar los unos con los otros durante el juego cooperativo. 

Estas son solo algunas de las habilidades que el juego ayuda a desarrollar. El aprendizaje basado en la investigón ha ganado popularidad a través de los años, y el aprendizaje basado en el juego va de la mano con esta metodología. Mientras más comprometidas están lxs estudiantes, más abiertos al aprendizaje. 

El juego despierta una motivación académica 

Antes que lxs niñxs estén preparadxs para recibir instrucción directa en el colegio, se deben sentir motivadxs para aprender. Cuando les permitimos a lxs niñxs en preescolar y en kínder acceder al juego de manera natural y constante, estamos conectándonos con ese deseo y curiosidad intrínseca de aprender más. 

Elizabeth García, escritora para Edutopia, es una fiel creyente de esta moda. Ella menciona en su artículo: "en nuestra experiencia, ha sido una pedagogía necesaria y efectiva a través de la cual lxs estudiantes pueden alcanzar el aprendizaje profundo y significativo a cualquier edad. Pero, más importante aún, ¡es divertido!". 

La evidencia nos demuestra que cuando lxs estudiantes expresan curiosidad y están comprometidos en en actividades que despiertan su interés, sus cerebros son más capaces de retener información. Si lxs niñxs aprenden desde una temprana edad que el aprendizaje puede ser divertido y significativo, hay mejores posibilidades para que triunfen en un escenario académico. 

Aunque este post está dirigido a aquellos en edad preescolar, es importante aclarar que una gran variedad de edades y grados escolares pueden incorporar el juego en su día a día. El juego tiene una característica única de crear felicidad e interés en personas de todas las edades. Es nuestra responsabilidad maximizar este potencial desde una edad temprana. Maestrxs, no se asusten de incorporar el juego y desordenar su aula un poco. ¡Quién sabe y quizás Uds. se diviertan también!

Este artículo fue publicado originalmente en Psych Central.