La importancia de establecer límites con la sociedad en la era digital

Las personas siempre han tenido que lidiar con presión externa, ya sea de la familia, amigxs, compañerxs de trabajo o conocidxs. Pero, las redes sociales han intensificado esta presión. Ahora, con todas las plataformas que existen, pareciera que sabemos qué pasa en la vida de cada uno. Y cuando alguien no publica constantemente, la sociedad lo toma como una "señal de alarma". 

Desafortunadamente, la presión social es parte del desarrollo humano. Pero, se agrava a medida que entramos en la adultez. Empezando con las expectativas de matrimonio. Luego, es cuándo tendrás hijxs. Luego, que cuando viene el segundo (y más vale que no sea el mismo sexo que el primero, porque que lástima que no te tocó "la parejita). En cuyo caso, ¿cuándo viene la parejita?Y, ¿en qué escuela los vas a meter? Y, ¿para qué universidad van? Y, ¿cuándo vienen los nietos? Es un ciclo que nunca termina. 

Sin embargo, pareciera que las redes sociales han intensificado a estas personas. Con las redes sociales, tenemos acceso al 24/7 de los demás. Lo que hacen, dónde comen, con quién salen, etc. Lo que puede hacer creer a la gente que tiene acceso VIP en la vida de los demás. 

No solo esto, pero estamos siento expuestos de manera constante a la vida digital de las demás personas. Y, ¡cómo nos cuesta acordarnos que las redes sociales son editadas! Son pre-meditadas. Pasan por uno (o varios) filtros - literal y metafóricamente. Así que, ¿cómo podemos establecer límites en nuestras interacciones de la vida real si nuestras vidas digitales tienen límites tan difusos? 

Hay que entender a las redes sociales

Scott B. Kaufman, el anfitrión del podcast titulado The Psychology Podcast, cuenta con un episodio interesantísimo sobre la popularidad. En él, Kaufman entrevista a Mitch Prinstein, psicólogo clínico de niños y adolescentes y experto en la temática de popularidad. Prinstein ofrece una información valiosa sobre la adolescencia, pero también ideas interesantísimas sobre las redes sociales. 

Según Prinstein, las redes sociales han venido a llenar una necesidad que la humanidad no está nisiquiera consciente que tiene. Esta necesidad de saber acerca de la vida de los demás y de publicar constantemente sobre la vida de unx mismx. Las redes sociales han facilitado un fenómeno de búsqueda de estatus. 

Una de las principales razones por las cuales los millennials experimentan altos níveles de ansiedad y depresión es debido a la constante comparación que se auto-imponen cuando revisan las redes sociales. Cuando revisan fotografías que prometen inspiración fitness u objetivos de una vida en pareja, sus cerebros están automáticas tomando estas fotos editadas como algo "normal". 

Sin embargo, cuando somos capaces de entender que las redes sociales ofrecen una versión filtrada de las vidas de las demás personas, podemos manejar de mejor manera las presiones (de redes) sociales. Cuando entendemos que esa foto no representa la totalidad de la vida diaria de esa persona - pero solo una pequeña y controlada parte que la persona ha seleccionado cuidadosamente para permitir que sus seguidores vean - solo entonces pueden los níveles de ansiedad minimizarse. 

Poner en práctica la consciencia de sí mismx 

La consciencia sobre sí mismx es importante en todos los aspectos de nuestra vida, pero particularmente en el mundo digital.

Antes decíamos "piensa antes de hablar" ahora tenemos que decir "piensa antes de publicar". 

La consciencia sobre sí mismx debe ser reforzada en dos aspectos importantes. La primera es cuando nos volvemos consciente de aquel material que puede ser sensible para las personas allegadas a nosotrxs y buscamos de manera activa cómo evitarlo. Y, la segunda, es cuando cuestionamos nuestras reacciones ante la vida digital de otras personas. 

Ser capaz de preguntarnxs a nosotrxs mismos: ¿por qué me molesta tanto que mis amigxs viajen? ¿Por qué me molesta que mi tía publique otro video religioso? ¿Por qué me molestan los posts de mi compañera de cuarto? 

Un autodescubrimiento importante puede ocurrir cuando nos abrimos a estas preguntas. Cuando hacemos esto, estamos siendo curiosos con nuestros propios estados mentales y somos capaces de tomar responsabilidad de nuestras reacciones emocionales. Te puedo garantizar que la respuesta de cualquiera de esas preguntas va a revelar mucho más de ti, que de la persona que encuentras molesta. 

Establece límites en persona y en línea 

A medida que aumentamos nuestra capacidad de crear consciencia sobre nosotrxs mismxs, somos más capaces de establecer límites. Y, en este caso, es importante establecer límites tanto en persona como en línea. ¿Cómo se ven estos límites? ¿En qué se diferencian? 

Un límite en línea puede incluir desde bloquear a una persona de tus redes si esa persona interviene de manera negativa con tu salud mental. O, deshabilitando las notificaciones de Facebook para que no puedas ver lo que publican. O, cancelar tu cuenta por algunos ideas; he escuchado de personas que han encontrado esta alternativa altamente reveladora. 

En contraste, un límite en persona tiene que ver con la vida real. Y, puede ser algo tan sencillo como no ver tu celular durante fechas sensibles donde tus emociones están a flor de piel. O, declinar una invitación a una fiesta, para proteger tu salud mental de esas preguntas incesantes. 

Las redes sociales no se van a ningún lado. Y, tienen muchas cosas positivas que aportar a nuestras vidas. Pero, lo más importane de recordar - como con cualquier cosa en la vida - es que la clave es el balance. Crear un balance entre tu propia salud mental y tu vida social. Crear un balance entre tu persona digital y tu persona real. Crear un balance entre las presiones internas y las presiones externas. 

El balance, la consciencia sobre sí mismx, el auto-cuidado y amor a unx mismx pueden ser los mejores aliados para enfrentarse al monstruo de las redes sociales. 

Este artículo fue publicado originalmente en Psychology Today. 

Source: https://www.psychologytoday.com/blog/the-g...