Soy Psicóloga y Feminista

No sé exactamente cuándo pasó ni cómo pasó. Decidí que quería ser psicóloga a los trece años. No fue difícil escoger esta carrera, la escucha activa y mi capacidad de conectarme con otrxs formaba parte de mi. Reconocerme como feminista tampoco fue muy difícil. Ya era un camino que venía rondando hace mucho tiempo, era un tema lingüístico. Pero, llamarme psicóloga feminista, eso sí ha sido difícil. 

Ha sido difícil porque en nuestro entrenamiento nos enseñan a ser neutrales, objetivas, reservadas, y observadoras. Y el feminismo es adentrarse a lo incómodo, es reconocer que la neutralidad en los casos de violencia no existe, es luchar por nuestros derechos como mujeres, y es hablar en lugar de sólo observar. En mi mente, era muy difícil integrar estas dos cosas. Pero ambas creencias forman parte de mi, así que me autoimpuse la tarea de intentar descifrar cómo podía ser ambas cosas. 

Una vez me apasiono con un tema, me vuelvo una lectora voraz. Y adentrarme en el feminismo no fue la excepción. Empecé a leer más sobre lo que se trataba y - gracias a los avances tecnológicos - me he podido conectar con otras psicólogas feministas alrededor del mundo. Con ellas, comparto información, recursos, lecturas, y nos enriquecemos mutuamente en la aplicación de la teoría feminista a nuestra profesión. Pero, había algo que aún me faltaba:

¿cómo puedo ser una psicóloga infantil feminista? 

Un artículo publicado en el Anuario de Psicología de la Universidad de Barcelona, propone un estudio minucioso de las teorías de desarrollo bajo varios lentes feministas (porque ya sabemos que no hay un solo tipo de feminismo, sino feminismos). En el mismo, proponen diferentes maneras de utilizar esta perspectiva: creando consciencia sobre los sesgos de género, la responsabilidad y presión que se le adjudica al padre, la interseccionalidad dentro de la manera de criar a lxs niñxs, entre otros. 

¿Por qué soy psicóloga infantil y feminista? 

Hace algunas semanas tuve el privilegio de presentar en un ciclo de conferencias sobre "Misoginia vs Derecho de la Mujer" junto a Annette Planells y la H.D Ana Matilde Gómez. En el mismo, y cada una desde su profesión, presentamos una mirada a nuestra sociedad actual y cómo podemos fomentar un ambiente igualitario para esta y las futuras generaciones. 

Al ser psicóloga clínica, trabajo mucho a nivel de prevención. Y es ahí donde me he acogido en esta teoría feminista. A través de mis charlas, talleres y redes sociales, intento crear consciencia para: 

  • Prevenir la violencia de género 
  • Prevenir el abuso y acoso sexual desde la educación sexual 
  • Fomentar una cultura de responsabilidad compartida entre madres y padres
  • Minimizar la masculinidad tóxica con la que crecen los varones
  • Minimizar los estereotipos de género con los que crecen todxs lxs niñxs
  • Hablar sobre consentimiento sexual 

Estoy convencida que la crianza es una manera importante de crear una atmósfera de igualdad, y es la manera en la que me he unido a la lucha feminista. Una crianza igualitaria: donde los niños no teman expresar sus emociones y donde las niñas no tengan que cargar con las expectativas patriarcales sobre su rol en esta sociedad. De alguna forma, no he limitado ni minimizado mi trabajo como psicóloga. A mi parecer, se ha extendido a crear conciencia.

Como decía Juliet Mitchell, "soy psicóloga y feminista". Entender la necesidad de un ambiente igualitario es una de las formas en las que integro esto a mi trabajo, pero tomando en consideración las condiciones de privilegio y la importancia de la interseccionalidad, también. Les dejo con esta breve intervención de ella que creo que abarca mis sentimientos al respecto: 

"No soy una psicoanalista feminista, soy psicoanalista y soy feminista, se encuentran en mi pero no quiero preescribir el feminismo. No es que no se influya en las personas de ambas formas, de paciente a analista, de analista a paciente, a analista, y a paciente, de analista a analista, pero se hace de algunas forma para que lo puedas pensar y decidir si quieres seguir con eso o no, es hacerte consciente. Y solo así tomar una decisión porque es consciente. No puedes elegir acerca de lo inconsciente. Si no sabes que estás en dolor, no puedes salir de él. No se trata de deshacerte del dolor, es ampliar la capacidad de salir del mismo..."  - Juliet Mitchell

Para más contenido similar a este, no te olvides de seguirme en mis redes @marianaplatapsy