Necesidades Educativas Especiales: Acomodaciones y Modificaciones

Como psicóloga infantil, una de las áreas con las que más trabajo es con lxs niñxs y adolescentes con necesidades educativas especiales. Ya sea que llegan a la consulta para una evaluación, o durante mi evaluación integral se hace la detección de ciertas dificultades de aprendizaje. La realidad es que todo profesional que trabaje con una población infantojuvenil tiene como responsabilidad conocer sobre estas necesidades y trabajar de manera interdisciplinaria para ayudar a estxs niñxs. 

He tenido la oportunidad de trabajar en dos lados de la moneda: tanto como la psicóloga que hace las evaluaciones y envía informes al colegio, como la maestra de apoyo académico que recibe los informes y hace las adecuaciones curriculares. Esta experiencia ha sido increíblemente beneficiosa para mi, pues me he dado cuenta qué recursos funcionan y cómo se puede trabajar con los docentes de manera interdisciplinaria. Y una de los mejores aprendizajes que atesoro es cuando aprendí a diferenciar entre acomodaciones y modificaciones curriculares. 

En muchos países existen leyes que solicitan la atención individualizada de este tipo de estudiantes. En Panamá, existen varios decretos que se han emitido con el objetivo de garantizar una educación inclusiva para la neurodiversidad de los estudiantes. Uno de ellos exige que todxs lxs niñxs y adolescentes con una dificultad de aprendizaje diagnosticada reciban las adecuaciones pertinentes en su aula de clase. Sin embargo, aún hay muchxs madres y padres - así como algunos docentes - que no conocen sobre este derecho en los colegios. Ni el por qué es importante hacer la aclaración entre acomodaciones (o adecuaciones) y modificaciones curriculares. 

Aquí hago una breve explicación entre estos dos términos para entender mejor a qué nos referimos. 

Contenido curricular

Las acomodaciones se refieren a la manera en la que lxs estudiantes aprenden. Por ejemplo, digamos que unx estudiante tiene dificultades auditivas. Una acomodación curricular puede ser ofrecerle una transcripción de la clase, o apuntes adicionales sobre la clase que se está dictando. 

Una modificación curricular se refiere a lo que el/la niñx aprende. Una modificación al currículum podría significar reducir o quitar material del mismo. Por ejemplo, unx niñx con un diagnóstico de discalculia (que es un trastorno de aprendizaje referente a las matemáticas), podría necesitar que se elimine material del currículum para poder aprobar la materia éxitosamente. 

¿Qué se puede adecuar/acomodar y modificar? 

Algunos elementos de la forma del aprendizaje que se pueden adecuar incluyen: el tiempo (ofrecer más tiempo), las instrucciones (ofrecerlas de manera separada o subrayar las acciones importantes), presentación del material (ofrecer libros de audio para niñxs con dificultades en la lectoescritura, tener menos ítemes por página para niñxs con dificultades atencionales u ofrecer una lista de las instrucciones), las respuestas (realizar exámenes orales para niñxs con dificultades de escritura) entre otros. 

La modificación del contenido curricular es un poco más complejo y lxs expertxs recomiendan guardarlo como una segunda alternativa en caso tal que las acomodaciones no funcionen. Pues se trata de quitar o modificar el contenido de lo que el/la niñx está aprendiendo. Como fue mencionado anteriormente, esto puede ser recomendado para estudiantes que tienen dificultades importantes y no pueden mantenerse al ritmo de su salón en una determinada materia. Sin embargo, es importante desarrollar un buen Plan Educativo Individualizado (PEI) para delimitar las metas y condiciones de este estudiante. 

Cuando vemos las acomodaciones o adecuaciones, véamosla como un apoyo - no una ayuda - a la realidad educativa del niñx o adolescente. Pues, se trata justamente de hacer que el material y las lecciones de la escuela sean accesibles para lo que su cerebro puede procesar. Es importante no estigmatizar al niñx ni al adolescente, y ayudarlo a entender que estas acomodaciones son un componente importante para su éxito en el ámbito académico.  

Creo que podemos lograr eliminar este estigma en la medida en que nos demos cuenta que nosotrxs - como adultos - hacemos uso de acomodaciones y modificaciones todo el tiempo. Desde pedir un café con leche deslactosada (por una intolerancia a la lactosa), hasta pedirle a un compañero de trabajo que nos ayude con algo en el trabajo que no dominamos. Todxs hemos pedido adecuaciones en algún momento de nuestra vida personal y/o profesional. Entendiéndolo de esta forma, quizás podemos empezar a empatizar con lxs niñxs y adolescentes con dificultades de aprendizaje que necesitan de estos ajustes en sus clases todos los días.