3 Frases que Dices que Perpetúan el Estigma de Salud Mental

Creo que lo he mencionado anteriormente en este blog, pero soy una fanática de las palabras. Las intento elegir con mucho cuidado, y estoy muy pendiente de cómo la usan las demás personas. Quizás es la razón por la cual he elegido la escritura como mi medio creativo. 

En temas relacionados a lo que me apasiona, incluyendo la psicología, soy hasta más particular. El lenguaje que utilizamos al hablar de condiciones de salud mental puede hacer mucho bien. O, por el contrario, continuar perpetuando el estigma que ya existe con relación al tema.

Por eso, quiero aprovechar la entrada de hoy para escribir de algunas frases referentes a la salud mental que no son apropiadas. Pero, más importante aún, quiero explicar por qué no y cuáles son mejores alternativas de lenguaje.

1. "Se suicidó" o "se mató" 

El año pasado salió un artículo en The Mighty que explicaba porque ella no decía "committed suicide"  (que sería el equivalente a "se suicidó"), cuando alguien muere por suicidio. Su razonamiento me hizo mucho sentido: cuando hablamos así, solo prestamos atención a la acción. Como si fuese una decisión hecha deliberadamente, cuando en realidad es la consecuencia de un tiempo prolongado de inestabilidad emocional. 

En lugar, elige decir "murió por suicidio". Cuando decimos esta frase, estamos aclarando que el suicidio es el hecho final. Pero dejamos espacio para hablar sobre la gran carga de salud mental que llevó a la persona a tomar esta decisión. Nos enfocamos menos en la acción, y más en la emoción. 

2. "Ella/el es bipolar" 

Esta la he escuchado muchísimo en conversaciones informales. Las personas lo usan mucho para referirse a una persona que se comporta diferente de un día para otro. Sin embargo, fallan en darse cuenta que se equivocan por dos razones imporantes: 

1. Comportamiento diferente de un día a otro no es suficiente para un diagnóstico tan complejo como el Trastorno Bipolar

2. No es una característica de la persona, es un diagnóstico de una condición de salud mental. 

Cuando decimos que una persona es bipolar, obsesiva y/o depresiva (por nombrar algunos de los que escucho con más frecuencia), estamos reduciendo a esa persona a su condición de salud mental. Lo cual no es justo ni adecuado. 

En lugar, elige decir "tiene trastorno bipolar", y procura no utilizar diagnósticos de salud mental de forma despectiva. Es decir, sólo usa esto si estás segurx que la persona de la cual estás hablando vive con esta condición. 

3. "Sufre de problemas de salud mental" 

Cuando decimos que una persona sufre de salud mental, estamos ubicándolx en un lugar de víctima. Nuestro mensaje está diciendo "pobresito/a, que tanto sufre". Si bien es cierto que escuchar un diagnóstico de salud mental no es fácil, tampoco es algo por lo cual una persona debería sentirse avergonzadx o culpable. Pues esa persona no es responsable de su diagnóstico, pero sí de su mejoría. 

En lugar, elige decir "vive con una condición de salud mental". Haciendo este pequeño, pero significativo cambio, nos ayuda a abrirnos a la compleja realidad de un diagnóstico de salud mental. No debería ser algo con lo que se sufre, sino algo con lo que se vive. 

Podrías pensar que estas sugerencias de frases en el lenguaje no son más que tecnicismos. Pero, en realidad, podría ser el inicio a un gran cambio para romper con el estigma de salud mental con el que cargamos. Presta atención a cómo utilizas el lenguaje de salud mental, pues podrías estar haciendo mucho bien o mucho daño para quienes viven esta realidad. 

¿Qué otra frase has escuchado que debe cambiar? Coméntala en este artículo. 

Para más contenido similar a este, no te olvides de seguirme en mis redes @marianaplatapsy

Photo by Imani Clovis on Unsplash