Necesitamos Más Maestros y Maestras Flexibles

Esta semana, Panamá hizo su debut histórico en su primera Copa Mundial de Fútbol. Unos días antes, realicé que el primer juego sería en horario de la mañana. Me pregunté si los colegios y las empresas estarían separando esas dos horas para que sus estudiantes y colaboradores pudiesen ver el juego. Para mi grata sorpresa, vi varios escenarios así en las redes sociales. Pero, me pregunto lo siguiente: ¿estarán lxs maestrxs aprovechando esta oportunidad para maximizar el aprendizaje? 

Me pregunto esto porque los métodos tradicionales de enseñanza aún son la elección predilecta de muchxs docentes. Docentes que, por "siempre haber hecho algo de una determinada manera", temen pensar fuera de la caja y flexibilizar su currículum. Un hito tan importante para lxs estudiantes (como lo es ver a su país por primera vez en un mundial) representa un abanico impresionante de posibilidades de enseñanza. 

Necesitamos más maestros y maestras flexibles porque necesitamos una educación más flexible. Un ámbito de enseñanza que no tema utilizar algo como un juego de fútbol para diseñar una clase. O crear un proyecto interdisciplinario con otros maestros especialistas. O fomentar una conexión meta-cognitiva entre el juego y el tema que estén aprendiendo en clase. 

Hay muchísimas formas de habilitar el aula de clase según los intereses de los alumnos. No solo es algo necesario para fomentar las habilidades del Siglo XXI, sino que ha sido probado como una excelente oportunidad para generar un aprendizaje significativo.

Lo importante es abrirnos a un pensamiento más flexible. Las competencias del siglo XXI exigen que las personas sean capaces de pensar de manera crítica, hacer conexiones nuevas, e innovar. ¿Cómo pretendemos crear una generación que sea capaz de esto si no estamos fomentando estas habilidades en el aula de clase? 

A lxs maestrxs que me leen: no teman pensar fuera de la caja. A veces nos equivocamos, a veces acertamos - pero siempre aprendemos. No teman pedir ayuda al maestro o maestra que quizás es más tecnológicx que Uds. para diseñar una clase semi-presencial. No teman escribirle al maestrx que siguen en Instagram con muchísimas ideas sobre actividades divertidas para el aula. No teman equivocarse. 

Si queremos que nuestros pequeños sean lo suficientemente aventureros y curiosos, tenemos que practicar lo que predicamos. 

¿Tuviste alguna vez un maestro o una maestra flexible? ¿Cuál es la mayor enseñanza que te dejó? Déjame un comentario más abajo para saber qué piensas. 

Para más contenido similar a este, no te olvides de seguirme en mis redes @marianaplatapsy

Photo by Lonely Planet on Unsplash