¿Por qué es Importante el Nuevo Diagnóstico de Trastorno por Videojuegos?

La Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus siglas en inglés) ha publicado su undécima edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11). Se han hecho varios cambios desde su última actualización. En relación con el plano psicológico, por ejemplo, la incongruencia de género (usualmente para referirse a las personas transgénero) ya no es parte del manual de diagnósticos. Mientras que se ha hecho una nueva adición: trastorno por videojuegos. 

Según la OMS, el trastorno por videojuegos se caracteriza porque la persona elige los videojuegos por encima de sus actividades diarias, que este comportamiento perdura en el tiempo, que este comportamiento afecta sus relaciones sociales y familiares, y debe estar presente por lo menos por 12 meses. 

El diagnóstico ha dividido al público. Hay quienes están a favor y otros aún dudosos de este diagnóstico. Aquellos que entran en la última categoría, están a la defensiva porque creen que hace falta data para darle validez a este diagnóstico. Algunos jugadores profesionales de videojuegos, también han expresado su preocupación por este diagnóstico, advirtiendo que quizás sea más prudente ubicarlo bajo el paraguas de "adicción". 

Por mi parte, creo que la adición del diagnóstico es importante. Y les cuento por qué. 

Nunca he sido aficionada de los diagnósticos, porque siento que no son más que una etiqueta. Prefiero verlo como la manifestación de algo más (que usualmente son los síntomas). En este caso, creo que es importante agregar el tema de los videojuegos porque nos permite prestar atención al tema de la tecnología. 

Aún cuando existe cierta evidencia que establece que existen algunos videojouegos que son particularmente positivos para la salud mental de las personas, también pueden ser nocivos. Particularmente si afectan cualquiera de las áreas mencionadas anteriormente (vida diaria, relaciones, u otros comportamientos sanos). 

La inclusión de este diagnóstico es particularmente importante para la población infanto-juvenil. La evidencia también sugiere que todos los medios telemáticos (internet, mensajería instantánea, videojuegos, televisión, celular, entre otros) pueden suponer un peligro para la salud emocional y el desarrollo neuropsicológico de los niños y adolescentes. 

Cuando los niños y adolescentes están muy expuestos a la tecnología, se libera un neurotransmisor llamado dopamina. En niveles normales, la dopamina es positiva porque activa nuestro centro de recompensa y placer. Pero la sobre-activación de la dopamina, termina cortando conexiones neuronales importantes y estableciéndose como el precursor de la adicción. 

Al introducir este diagnóstico dentro de la nueva edición, nos abre las puertas a considerar estos peligros y estos riesgos en nuestra población infanto-juvenil. Nos obliga a prestar atención a esta realidad. Pero también a ver más allá del comportamiento. A su vez, no está de más recordarles que un diagnóstico solo es efectivo si está realizado por un profesional de salud mental en un espacio clínico. 

Si Ud. está preocupado o preocupada por el comportamiento de su hijo/a, es mejor llevarlo a un profesional de salud mental para que realice una evaluación exhaustiva y profesional. 

El comportamiento de un niño/niña o un/una adolescente siempre nos habla de su mundo interno. 

Para más contenido similar a este, no te olvides de seguirme en mis redes @marianaplatapsy