Conociendo Tus Desencadenantes Emocionales

¿Te ha pasado que hay ciertos temas que te generan enojo, envidia, culpa o tristeza? O, a diferencia de amigos/as o seres queridos, ¿te molestan o incomodan ciertos temas más que otros? Para algunas/os es el dinero, para otras/os son las relaciones amorosas, para otros/as son las noticias de matrimonios, y así sucesivamente. 

Muchas veces, estos sentimientos de enojo, tristeza o envidia, nos generan un sentimiento de vergüenza. Nos avergüenza admitir que nos sentimos enojadas/os cuando vemos a un/a compañero/a de trabajo recibir una promoción. O cuando vemos que nuestra/o mejor amiga/o se va de viaje por la tercera vez este año.

Sea cual sea el "tema" que te genera estas emociones displacenteras, es importante poner la vergüenza a un lado y empezar a entender qué nos remueve tanto sobre alguna temática en particular. Si nos permitimos plantearnos esta pregunta, podemos empezar a entender cuáles son nuestros desencadenantes emocionales. 

¿Qué es un desencadenante emocional? 

Es cualquier tema que nos genera un sentimiento de incomodidad. Estos desencadenantes emocionales, nos hablan de aquellos aspectos de nuestras vidas con los que nos sentimos insatisfechos. Como mencionado anteriormente, pueden variar de persona a persona. 

Lo importante de conocer un desencadenante emocional es que al saber qué nos molesta, podemos tomar acción para proteger nuestra salud mental. Aún cuando no podemos evitar todas las situaciones plagadas de desencadenantes emocionales, sí podemos tomar acciones reales para cuidarnos. 

Al conocer nuestros desencadenantes, podemos elegir no exponernos a situaciones que nos desequilibren. O exponernos a contenido digital que nos genere estas emociones displacenteras. La idea no es huir de la realidad, pero sí saber cuáles son nuestras limitaciones y no exponernos a aquellas situaciones que nos lastiman - mucho menos cuando estamos experimentando cierta vulnerabilidad. 

¿Cómo saber cuáles son mis desencadenantes? 

Para cada persona es algo distinto, pero aquí van una serie de preguntas que te pueden ayudar a descubrir cuáles son tus desencadenantes emocionales: 

  1. Tu amiga/o te cuenta algo muy emocionante que le pasó. Estás feliz por ella/él pero no puedes evitar sentir un poco de envidia. ¿De qué es la noticia? ¿Es una promoción en el trabajo? ¿Que compró un carro nuevo? ¿Se va a casar? ¿Tiene una pareja nueva? ¿Está esperando un hijo/a?

  2. ¿Notas que hay alguna persona en Instagram que sigues con frecuencia pero no puedes evitar compararte con ella/él? ¿Qué es lo que más te molesta de ver sus publicaciones? ¿Cómo lo manejas?

  3. ¿Notas que hay algún tema de conversación cuando estás con amistades y/o familiares que te irrita con facilidad? Llena el espacio: "Sí, cuando hablan de _________"

Todo lo que hayas respondido te va a ayudar a delimitar mejor cuáles son tus desencadenantes emocionales. 

¿Qué podemos hacer?

A veces podemos controlar las situaciones a las que nos exponemos y a veces no. Pero, lo importante de este tipo de información es que: nos advierte sobre nuestra propia salud mental y nos ayuda a estar más conscientes. Cuando somos más conscientes, podemos empezar a tomar responsabilidad de nuestras emociones y, a la vez, dejar de reaccionar con las demás personas. 

Es difícil cuando alguien nos habla de un tema que resulta ser un desencadenante emocional. Nos cuesta distanciarnos de nuestras emociones y pensar de manera clara. Pero, es importante que al conocer nuestros desencadenantes, aprendamos a ser más pacientes con quienes nos rodean.

La frase "cada cabeza es un mundo" es la que mejor aplica a estas situaciones. Así como nosotros no sabemos por qué tipo de crisis están pasando las demás personas, así mismo las demás personas no tienen idea de nuestras luchas. Así que, con estos conocidos/as, seamos más pacientes. Y, ¿con las personas allegadas a nosotros/as? Aprendamos a confiar y apoyarnos en ellas/os. Compartamos la carga de nuestros desencadenantes emocionales. 

Nuestra carga emocional se alivia, cuando la compartimos con alguien que nos ayuda a cargarla. 

Para más contenido similar a este, no te olvides de seguirme en mis redes @marianaplatapsy