¿Existe La Feminidad Tóxica?

Hace un par de semanas, estuve Twitter-conversando con mi compañera feminista Claudia, del blog Sra. PulpoParticularmente, estuvimos ciberconversando sobre un artículo de opinión que ella escribió para La Estrella de Panamá sobre el lenguaje inclusivo. 

Como todas buenas conversas feministas, la misma se tornó en un intercambio de ideas sobre distintos temas. Feminismos, sexo biológico, género, lenguaje. Uds. saben, lo usual. Y, entre los temas que discutimos, estuvo lo realmente dañinos que son los estereotipos de género.  Especialmente, cuando hablamos de lo que es "masculino" o "femenino". 

He escrito anteriormente sobre la masculinidad tóxica, pero hoy me gustaría abordar la feminidad tóxica. Fenómeno que creo que es igual de peligroso y nos pone en directa desventaja en nuestra lucha hacia una sociedad más igualitaria. 

¿Qué es ser femenina? 

¿Es que te gusten los vestidos? ¿Que te maquilles? ¿Que te pintes las uñas periódicamente? ¿Que cierres las piernas al sentarte? ¿Que no pelees con los demás? ¿Que te depiles? ¿Que te mantengas en silencio mientras los demás hablan? ¿Que sepas cocinar, lavar y cuidar? 

Ayer en Facebook, alguien compartió esta foto con el título "cuando las mujeres se vestían de mujeres": 

¿Qué significa eso? ¿Nuestro valor como mujeres recae en la ropa que usamos? ¿En el "cuidado" que nos tenemos? Esto alude a un completo estereotipo de género, uno en el cual la mujer debe ser "femenina". Debe vestirse de una determinada manera para realmente "ser mujer".  

¿Por qué es peligroso esta noción? 

Criar a niños y niñas con ideas de cómo se deben sentir, pensar y comportarse basado en su sexo biológico es una injusticia. Los niños y las niñas simplemente quieren ser eso: niños y niñas. Cuando crecen con la idea que deben ser de una manera para ser más "femeninas" o "masculinos", estamos fortaleciendo esa sociedad patriarcal que tanto estamos intentando abolir. 

No tiene nada malo que una niña disfrute ponerse un vestido o que un niño quiera ser muy fuerte. Pero detrás de todo eso hay una amplia gama de valores que deben ser el epicentro de la crianza, en lugar de la ropa o modo de actuar. Valores como la bondad, empatía y resiliencia - que en la actualidad estamos necesitando tanto. 

Esa noción de "lo que una niña/mujer" debe ser y "lo que un varón/hombre" debe ser no solo es anticuada y obsoleta, sino que nos desvía de criar una generación pensante. Con atributos positivos que aportan a la sociedad - sin importar si son "femeninos" o "masculinos". 

Algunos estereotipos que se perepetúan con la feminidad tóxica incluyen: 

  • Competir con otras mujeres basado en nuestra apariencia.

  • El destino de la mujer es cuidar a los demás

  • La mujer es la que se debe ocupar de cocinar y las tareas del hogar

  • Una mujer siempre debe estar bien arreglada para "conseguir" marido

Para muchas, estos aspectos "femeninos" no son más que una imposición de la sociedad. Una sociedad que se nutre de mantenernos en esa postura pasiva. En esos roles que nos atrasan mucho más de lo que nos avanzan. 

¿Qué podemos hacer?

No soy fanática de plantear problemas sin solución. Pero, tampoco tengo una respuesta concreta para esto. Es un trabajo de deconstrucción y hacer consciencia nuestros propias tendencias internalizadas. Se trata de dar cumplidos a los pequeños y pequeñas que van más allá de lo que creemos que se le debe decir a los niños y a las niñas. Y, poco a poco, practicar lo que predicamos. 

Lo tóxico de este concepto de feminidad recae en la manera en la que nos vemos (y juzgamos) las unas a las otras. Que los hombres nos digan que "debemos" ser de una determinada manera, porque ahí recae nuestro valor como mujeres, es algo con lo que hemos luchado por años.

Pero, ¿que entre nosotras nos digamos cómo ser más mujeres? ¿Que entre nosotras nos juzguemos y establezcamos cánones de belleza? ¿Que entre nosotras nos critiquemos el aspecto físico - cuando esa energía podría estar dirigida en resaltar las cualidades internas de una mujer? Eso es mucho más triste. 

Más sororidad. Más entendimiento. Más libertad para pensar, sentir y comportarnos de una forma que no afecte a los demás. 

¿Tú qué piensas? ¿Crees que existe la feminidad tóxica? Déjame un comentario para saber qué piensas. 

Para más contenido similar a este, no te olvides de seguirme en mis redes @marianaplatapsy