¿Qué es el Aula Invertida?

Últimamente he estado sumergiéndome cada vez más al mundo del aprendizaje en línea. Ya sea como docente de cursos online, o como estudiante - pero he aprendido a ganar una nueva apreciación por el aprendizaje digital. Sin embargo, debo confesar que sigo siendo fanática de los modelos presenciales. No me malinterpreten, me encanta la versatilidad que ofrecen los cursos online, pero creo que una mezcla de ambas estrategias es donde está la magia educativa. 

Por eso, me fascina el método del "aula invertida" (o flipped classroom, como se le conoce en inglés). Esta metodología sugiere que los y las estudiantes combinen aprendizaje en casa y en el aula de clases regular. El diseño sugiere que los maestros y las maestras creen un currículum donde los y las estudiantes puedan ver contenido digital en casa para luego poner en práctica en el aula de clase. 

Esto desafía totalmente lo que hemos conocido hasta el momento. Es una mezcla entre el aprendizaje directivo y el constructivismo. El aprendizaje directivo es el aprendizaje tradicional que todos y todas hemos recibido. Aquel donde un maestro o una maestra se sitúan al frente del aula de clase e impartan su conocimiento. El constructivismo, por el otro lado, requiere que el o la estudiante construyan su aprendizaje y sus conocimientos - más allá de recibirlo directamente de una sola persona. 

Ahora bien, como todas las técnicas de aprendizaje, esta tiene sus pros y sus contras. Por un lado, les exija a los y las docentes a pensar fuera de la caja. A re-diseñar lo que conocen como "educación" y a re-plantearse una forma diferente de impartir contenido. Pero, por otro lado, puede resultar como algo automático si no se diseña bien. 

La clave es mantener una variedad de las estrategias y técnicas que se utilizan. No solo es presentar un video y hacer trabajo en el aula de clase, sino saber hacer un balance correcto para que el aprendizaje sea más significativo. De igual forma, el aula invertida no tiene que ser aplicable para todas las circunstancias de aprendizaje.

Para que la educación se mantenga interesante para la amplia variedad de estudiantes que tenemos, es importante ir armando un arsenal vasto y diverso de distintas técnicas y estrategias de aprendizaje. Y, el aula invertida, es precisamente una de ellas. 

Algunas ideas para probar el aula invertida incluyen: 

  • Utilizar plataformas para generar discusión en línea sobre el tema que se está estudiando. Pedirle a las y los estudiantes que contesten una pregunta o interactúen entre ellos y ellas. 
  • Publicar videos de instrucción para que los y las estudiantes vean en casa. Los y las docentes se graban dictando una clase para que los y las estudiantes lo vean en sus casas. Luego, se puede desarrollar una discusión presencial rica sobre lo que aprendieron, o desarrollar un proyecto para que aplique el aprendizaje. 
  • Mantener una cuenta en alguna red social para incentivar a los estudiantes. Una maestra con la que trabajé, tenía una cuenta de Instagram para compartir estrategias de aprendizaje con sus estudiantes. Los mismos también la podían usar para publicar formas en la que aplicaban el aprendizaje. 

Y, así, hay una gran variedad de formas de integrar la tecnología o métodos no-tradicionales dentro de la educación. Solo es cuestión de ser lo suficientemente curiosos y curiosas para pensar fuera de la caja y atrevernos a re-diseñar lo que conocemos como aprendizaje. 

¿Tú has probado el aula invertida? ¿Te sirvió? Cuéntame en los comentarios cómo la usaste y qué fue lo que más te gustó de esta estrategia.