¿Qué Hace a Un Maestro/a Genial?

Hace una semana, salió una noticia en Panamá sobre el caso de una docente transgénero a la que se le prohibió realizar su trabajo en un colegio público. Esto ocasionó una gran conmoción en el público, algunos quienes estaban de acuerdo con esta decisión y otras personas que no lo estaban. 

No sé nada de los antecedentes de la docente en el caso mencionado anteriormente ni su estilo de trabajo ni el tipo de docente que es, pero sé que se nos privó de una gran oportunidad de conocerla. Y, como mencionó Itzel Sayavedra en su entrevista, "tener a un maestro transgénero se convierte en un espacio de diálogo". Al no permitirle su expresión personal, ni llevar esta decisión a un debate más profundo, se le privó a estos estudiantes, a este colegio y otros docentes la posibilidad de ese diálogo. 

Tristemente, no es la primera vez ni será la última vez que se le discrimina a un docente por estar fuera del mundo heteronormativo que nos rodea. Este año, a Stacy Bailey - una maestra de Texas - se le prohibió dar clases porque al introducirse a sus estudiantes en el primer día de clases, les mostró una foto de su futura esposa. Cabe destacar que esta maestra fue dos veces ganadora del premio docente del año en Texas. 

Más allá de esto ser increíblemente discriminatorio, me hizo pensar: ¿Qué hace a un buen docente? ¿Qué hace a un gran docente? ¿Cómo sabemos que un/a docente está realmente preparado/a para enseñarle a nueva generación de seres humanos? ¿Qué criterios deberíamos tomar en cuenta al juzgar a unx docente? Y, por el otro lado, ¿qué criterios son irrelevantes?

Piensa en tu experiencia personal 

Piensa en tus maestros/as y docentes durante tu tiempo en el colegio y la Universidad. ¿Cómo eran? ¿Qué los hacía especiales? ¿Qué hacían que lograron que los recuerdes hoy en día? 

Cuando pienso en mis maestros/as y mis docentes pienso en aquellos/as que eran cariñoso/as cuando estaba triste; o, la psicóloga escolar que me abrió las puertas de su oficina durante un año en el que tenía muchas dificultades con una amiga; o, la maestra que cultivó en mí el amor por la lectura; o, la docente que me enseñó como analizar y ver más allá, sin saber que me estaría preparando para mi profesión; o, la profesora que me hizo creer que podía reinventarme siempre. 

Cada maestra y docente que marcó alguna etapa de mi vida, fue menos sobre el contenido general que me estaban enseñando a memorizar o la vida personal de ellos/as - y más sobre lo mejor que sacaron de mí. Lo que promovieron en mi y cómo maximizaron mis fortalezas.

¿Qué dice la ciencia? 

Existe mucha evidencia sobre lo que hace a un/a maestro/a bueno y eficiente. Por ejemplo, un estudio publicado en el Journal of Academic Development and Education, encontró que la creatividad es un rasgo de personalidad importante para los profesores universitarios. Otro estudio publicado por Northern Kentucky University encontró que más allá del conocimiento o las habilidades, lo que los estudiantes realmente aprecian es la disposición del docente para enseñar. 

Edutopia, una de las fundaciones y centro de conocimiento más confiables en la comunidad de docentes, le preguntó a su comunidad la misma pregunta e identificó 6 rasgos de un maestro que es capaz de cambiar y mejorar la vida de sus estudiantes: 

  • Un buen docente es alguien que logra que sus estudiantes se sientan seguros/as en el aula de clases

  • Una buena maestra es alguien que es capaz de contagiar su pasión a sus estudiantes

  • Un buen docente es un modelo de paciencia, ya que sabe aceptar que cada estudiante tiene un tiempo de aprendizaje distinto

  • Una buena maestra sabe cuándo debe ser fuerte, saben cuándo y cómo desafiar a los estudiantes que lo necesitan.

  • Un buen docente cree en su estudiantes y les ayuda a creer en sí mismos/as

  • Una buena maestra realmente siente un verdadero aprecio por sus estudiantes

Al final del día, los docentes reciben el entrenamiento para diseñar buenas clases y se pueden enfocar en utilizar métodos de enseñanza efectivos que mezclan lo que dice la evidencia con la creatividad, pero son su vocación y su amabilidad lo que va la milla extra.

Pero, saben lo curioso... 

La evidencia no muestra nada sobre orientación sexual, identidad sexual ni nada sobre la vida romántica de los docentes. Siempre y cuando sea una persona bondadosa, honesta, trabajadora, y respetuosa - ¿realmente importa a quién ama o cómo se identifica a sí mismo/a? 

Un estudio publicado en la revista Critical Studies in Education, encontró que aunque hemos avanzado como sociedad, los maestros y maestras homosexuales aún necesitan políticas claras y cambios estructurales para realmente promover un ambiente de aceptación e igualdad.

Los autores recomiendan a los colegios "elaborar políticas explícitas que promuevan cambios culturales y mejores climas para la diversidad sexual". De la misma forma, educar a los estudiantes sobre estos (y otros temas, a mi recomendación personal) de justicia social y promover en todo el colegio una cultura de aceptación. 

No me gusta quedarme en lo negativo ni soy partidaria de la palabra "hubiera". Se tomó la decisión que se tomó, y eso no cambiará. Pero, sí podemos hacer cambios reales para utilizar esta noticia como un espacio de diálogo y como una preparación para los cambios indudables en la sociedad.

Cada quien decide si quiere vivir en negación o aceptar que nuestra sociedad es diversa - lo que nos puede dar muchas mas ganancias que pérdidas, si nos permitimos celebrar esta diversidad.

Para más contenido similar a este, no te olvides de seguirme en mis redes @marianaplatapsy

Photo by rawpixel on Unsplash