3 Cosas que Deberías Compartir Con Tu Terapeuta

Como terapeuta de niños/as y adolescentes, una de mis mejores herramientas es la alianza que establezco con las madres y los padres de mis pacientes. La confianza y la honestidad mutua son elementos vitales para el trabajo mutuo. Por mi lado, el tratamiento suele ir mucho mejor cuando las madres y los padres dan seguimiento en casa. Por su lado, el tratamiento tiene más contexto cuando yo conozco lo que atraviesa el/la niño/a y/o adolescente en su día a día. 

La honestidad es una parte fundamental para cualquier tipo de relación, y la alianza terapéutica –aquella que se establece en psicoterapia – no es la excepción. Sin embargo, ser cien por ciento transparente y honesto/a con alguien no es fácil y es normal preguntarse a sí mismo/a: ¿puedo contarle esto a mi terapeuta? 

La mayoría de las veces la respuesta es sí, por supuesto que puedes compartir lo que sea con los profesionales de salud mental. Pero, aquí van tres de las más importantes, y las que a veces pueden sentirse como las más difíciles. 

jacalyn-beales-435625-unsplash.jpg

1. Te gustaría explorar algo diferente en terapia

Muchas veces, los pacientes quisieran cambiar el tema o explorar algo distinto a lo que se ha estado trabajando. Quizás es un tema que sientes del que han estado hablando por meses, y te gustaría abrir el espacio para explorar algo más. O, algún tema el cual no estás preparado/a para hablar. Sea lo que sea, si quieres trabajar o explorar algo distinto, es importante comunicárselo a tu terapeuta – sólo así se podrá trabajar de una manera cooperativa.

thought-catalog-547048-unsplash.jpg

2. Te molestó o hirió algo que dijo tu terapeuta

Hablar de esto es increíblemente incómodo, pero también sumamente importante. Explorar este enojo puede ayudar a fortalecer la alianza terapéutica y a sacar a luz otros temas que quizás no se conocerían de otra forma. Comunicarle a tu terapeutas tus sentimientos con la terapia y con ella/él puede resultar en un aprendizaje personal sumamente valioso.

kira-auf-der-heide-475659-unsplash.jpg

3. Te gustaría saber cuánto durará el tratamiento

Cuando uno ha estado por varios meses o cerca de cumplir el año en terapia, es normal preguntarse cuánto tiempo más durará el tratamiento. La mayoría de las veces, las/os terapeutas no nos sentimos cómodas/os ofreciendo un tiempo definitivo – pero, saber que esto es una preocupación para el/la paciente, puede abrir una conversación rica sobre lo que se ha trabajado y lo que se desea seguir explorando.

Tener estas conversaciones a veces no es fácil ni cómodo, pero es importante que quienes asisten a terapia sepan que no hay algo como "demasiada información" en terapia. Mientras más nos comuniquemos, mejor la alianza terapéutica y mejor las posibilidades de realizar un trabajo de salud mental productivo. 

¿Hay algo más que crees que se le deba contar a los terapeutas? Cuéntame qué piensas en la sección de comentarios. 

Para más contenido similar a este, no te olvides de seguirme en mis redes @marianaplatapsy