6 Cosas que Agradezco de mi Comunidad Digital

Hace un par de semanas, decidí fijarme qué día exactamente decidí lanzar mi cuenta de Instagram. Resulta que fue el 12 de septiembre de 2017. “¡En unas semanas mi Instagram cumple aniversario!”, le comenté a mi esposo. A lo que él respondió, “no sabía que eso se celebraba”. Y, creo que es muy relativo, pero en mi caso particular, creo que merece el festejo.

En mi formación como psicóloga, recibí mensajes diferentes sobre cuánto debía o no debía meterme en el mundo de las redes sociales. Por esa razón, me limitaba a compartir uno que otro artículo en mi cuenta de Facebook. Sin embargo, poco a poco me empecé a dar cuenta que la gente quería conocer más sobre salud mental, crianza, bienestar, educación, feminismos, y otros temas que me encontraba compartiendo una y otra vez.

Entonces, así decidí que era hora de crear una cuenta para compartir mis conocimientos y psico-educar dentro de mis posibilidades. Luego, evolucionó a un blog. Y, más recientemente, un canal de YouTube. Este mismo día, el año pasado, me propuse una tarea de seguir educando todo lo que puedo, todos los días. Cada paso ha sido un reto para mi, pero tener el apoyo de una comunidad digital, que desea aprender y crecer conmigo, ha sido invaluable.

En honor a mi aniversario digital de hoy, quiero compartirles seis (6) cosas por las cuales agradezco a mi comunidad digital:

  1. Me enseñan a darle valor a mi trabajo

Son muchísimas las veces que, entusiasmada, he lanzado cursos/talleres/seminarios para madres y padres. Solo para sentirme decepcionada de mi misma al ver que el público no respondía como yo esperaba que lo hiciera. ¿Qué estoy haciendo mal? siempre era mi primera pregunta.

Lanzar contenido de salud mental, crianza, educación, y feminismos en las redes, por el simple deseo de compartir lo que estaba pensando o sintiendo, me ayudó a desprenderme de esta presión. Y, recibir comentarios que me leen y disfrutan lo que comparto, es la cereza en el pastel.

2. Me motivan a seguir actualizándome

Saber que la gente me lee me da una enorme gratificación, pero también me recuerda la enorme responsabilidad que este trabajo conlleva. Responsabilidad de estar en constante re-evaluación y aprendizaje de nuevos acontecimientos, descubrimientos, y perspectivas.

3. Me ayudan a redefinir la vulnerabilidad

No saben lo lindo y conmovedor que es cuando comparto un artículo sobre salud mental o crianza y recibir mensajes personales de Uds. Donde me comparten sus historias, sus experiencias, sus luchas, sus logros. Agradezco en demasía la confianza depositada de compartir sus historias conmigo y me inspiran a celebrar la vulnerabilidad humana. Verla como una fortaleza, no como una debilidad.

4. Me desafían a ver distintas perspectivas

Si me siguen, ya saben que con frecuencia comparto mensajes de todo tipo. Algunos son inspiradores, otros educacionales, otros emotivos, y otros para generar un análisis crítico. Los últimos a veces generan una diversidad de respuestas, lo que me lleva a ver más allá y considerar otros puntos de vista.

5. Me inspiran a buscar evidencia empírica

Como mencioné anteriormente, es una gran responsabilidad poder traerles contenido que sea relevante, actualizado, pero también basado en evidencia. Hay TANTA información allá fuera que no es verídica, y el botón de compartir que hay en todas las redes la hace tan fácil de distribuir.

Mi objetivo es seguir creando consciencia de salud mental, de buenas prácticas de crianza, de la importancia de una sociedad basada en la igualdad – pero, con la mayor cantidad de evidencia empírica que lo apoye. Porque sin eso, es sólo una opinión.

6. Tienen apertura de recibir y (des)aprender

Aún cuando esta es la última razón en mi lista, es probablemente la más importante. La única razón que sigo encontrando nuevas formas de psico-educar es porque sé que hay alguien allá afuera dispuesto a recibir lo que comparto, escribo, y transmito. Y eso, para mi, lo es todo.

¡Gracias por ser parte de esta comunidad! Y, espero seguir estableciendo lazos importantes con Uds. - Mariana.

Para más contenido similar a este, no te olvides de seguirme en mis redes @marianaplatapsy

Foto por Susana Aramburú de @ptyology