No Existe la Escuela Perfecta, Existe la Escuela Perfecta Para Tu Hija/o

Hace algunas semanas, mi esposo me preguntó qué pensaba acerca de las tareas escolares. Dada mi especialización y mi historia de haber trabajado con estudiantes con dificultades de aprendizaje, tengo opiniones fuertes sobre las tareas. Para mi, las tareas no son necesarias ni deben ser “más trabajo”, sino oportunidades para poner en práctica habilidades. Pero, mi esposo tenía opiniones muy diferentes: para él, las tareas son necesarias.

Nuestra formación profesional fue muy distinta. Yo estoy en el área de las humanidades, él en el área de las ciencias. Para mi, el método Montessori embonó perfectamente conmigo cuando estaba pequeña. Para él, no funcionó, él necesitaba una educación más estructurada. A mi me encanta lo cualitativo, a él le gusta lo cuantitativo.

¿Alguno de los dos está mal? ¿Alguna educación es la “equivocada”? ¡Por supuesto que no! Son maneras diferentes y escuelas diferentes porque somos mentes diferentes. Aprendemos distinto y nos funcionan estrategias distintas. Ambas válidas, ambas efectivas, pero diferentes.

¿Qué hace a una escuela “buena”?

Un artículo reciente publicado por la Facultad de Educación de Harvard, nos invita a pensar en distintas preguntas cuando evaluamos a una escuela:

  • ¿Se sienten los estudiantes seguros/as y cuidados/as?

  • ¿Se sienten los estudiantes desafiados/as?

  • ¿Tienen oportunidades para crear y jugar?

  • ¿Están felices?

  • ¿Tienen maestras/os apasionadas/os y comprometidos/as con proveer educación con excelencia?

  • ¿Provee oportunidades para explorar sus pasiones? Ya sean académicas, deportivas, artísticas, lingüísticas, científicas, entre otras.

Según el artículo, la data existente no contesta ninguna de estas preguntas. Cuando buscamos “buenos” colegios, los mismos son definidos por información cuantitativa como: porcentaje de entrada a Universidades o el rango de calificaciones en exámenes estandarizados. Lastimosamente, no estamos pensando en la forma en la que influye el colegio en el logro de las habilidades del Siglo XXI ni en sus habilidades blandas. Como bien menciona el autor:

“nos debemos alejar de los exámenes donde pedimos que “elijan la mejor respuesta” y movernos hacia un currículum donde abundan los exámenes de desempeño, los cuales son diseñados y evaluados por educadores y no máquinas”

¿Cómo saber si una escuela es la correcta para mi hija/o?

Así como en el ejemplo que les mencioné más arriba sobre las diferencias de aprendizaje entre mi esposo y yo, así mismo los niños y las niñas aprenden a ritmos distintos. Por eso, al buscar una escuela para tu hija/o, no te guíes por donde esta la mayoría o por lo que “escuchas” de los demás. Nadie conoce a tu hija/o mejor que tú, en este momento, y nadie sabe lo que necesita más que tú. Algunas preguntas que te puedes hacer para desarrollar el perfil de tu hija/o como estudiante incluyen:

sharon-mccutcheon-567859-unsplash.jpg

¿Tu hija/o es más extrovertida/o o introvertida/o?

La mayoría de las escuelas “tradicionales” piden charlas y requieren que los/as niñas participen activamente en clase.

Si tu hija/o es más introvertida/o, es importante preguntarle al colegio: ¿Cómo apoyan a los/as niños/as más callados/as? ¿Utilizan métodos alternos para compartir en clase? ¿Cómo verifican la comprensión con estos estudiantes?

samuel-zeller-158996-unsplash.jpg

¿Tu hijo/a es fácilmente abrumado sensorialmente?

Es importante preguntarle al colegio: ¿Cómo ayudan a regular a los estudiantes hipersensibles sensorialmente? ¿Tienen un equipo de apoyo académico que le enseñará herramientas? ¿Cómo funciona el equipo?

rachel-722081-unsplash.jpg

¿Tiene tu hija/o una dificultad de aprendizaje?

Es importante preguntarle al colegio: ¿Cómo atienden a estudiantes con dificultades de aprendizaje? ¿Qué tipo de acomodaciones o modificaciones realizan? ¿Quién se encarga de desarrollar el Programa de Educación Individualizado (PEI)? ¿Con qué frecuencia se reúnen para determinar las metas educativas del estudiante? ¿Con qué frecuencia me puedo reunir con el docente para estas metas educativas?

kiana-bosman-1052919-unsplash.jpg

¿Es tu hija/o un/a líder innata/o?

Es importante preguntar al colegio: ¿Cómo fomentan y fortalecen este liderazgo? ¿Cómo re-dirigen su liderazgo hacia actividades positivas en lugar de minimizarlo? ¿Qué oportunidades hay para niños/as líderes en el colegio?

becca-mchaffie-643280-unsplash.jpg

¿Tiene tu hija/o dificultades emocionales?

Es importante preguntar al colegio: ¿Qué tan accesible es la/el psicóloga/o escolar en caso tal de que mi hija/o lo necesite? ¿Hay comunicación activa con las madres y los padres cuando se necesita?


Estas son solo algunas de las preguntas que pueden y deben hacer antes de comprometerte con un colegio para tu hija/o. Recuerda tener en mente a tu hija/o durante todo el proceso. Al final, es ella/él quien tendrá que estar en este ambiente educativo todos los días.

Photo by Avel Chuklanov on Unsplash