5 Formas que el STEM Fomenta el Liderazgo en Tu Hija

Hoy en día, me considero una mujer que se basa en la evidencia científica y empírica. Una psicóloga orgullosa que su carrera es una ciencia regulada y avalada, que estudia el comportamiento humano. Una fiel creyente en la innovación y amante de las ciencias. Pero, ese no siempre fue el caso. Les cuento que pasó.

Para los y las que no están familiarizados, en Panamá se le pide a los estudiantes de secundaria que elijan una especialización: Ciencias, Letras y Humanidades, o Comercio. Como yo ya sabía que quería estudiar psicología, me inscribí en Letras y Humanidades. Pero, después del primer año me salí porque no me sentía desafiada. Entonces, elegí inscribirme en Ciencias.

Todos mis maestros me decían que debía poner el doble de esfuerzo porque había perdido un año. Y yo, que me creía la mamá de Tarzán, me dije a mi misma: ¡pf, yo puedo con esto sin ayuda! Error. Grave. Gravísimo. Y tremenda lección que me tenía el universo y un buen golpe de humildad. Sucede que al llegar al tercer bimestre traje no uno, no dos: TRES fracasos en el boletín. Tres fracasos para los cuales tuve que hacer rehabilitación en el verano. Y, ¿adivinen las materias? Física, Química y Matemáticas.

Sin entrar en detalles de lo que eso le hizo a la Mariana de 15 años perfeccionista (eso es para otro post), creo que aquí empezó mi rocosa relación con las ciencias. Uno que se concretó cuando cursé el primer año de Universidad y estudIé Neurociencias. Pero, uno que con el apoyo de mi mentora y primera jefa Lizzie Brostella, logré superar.

Y, ahora con todo el boom de innovación y ciencias, siempre me preguntó: ¿qué sería de mí sin las ciencias? Es por eso, que confío que si reforzamos las ciencias y todas sus posibilidades en nuestras niñas, podemos realizar cambios importantes en el feminismo. ¿Cómo? Te cuento abajo.

¿Qué son las carreras STEM?

Las carreras STEM o STEAM es un acrónimo cuyas siglas representas sus cinco áreas: Ciencias, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas. Tradicionalmente, estas clases de STEM han estado mercadeadas hacia varones, ya que los sesgos de género apuntan a que son ellos quienes muestran un mejor desarrollo en el área de las ciencias tecnológicas. Un sesgo de género que afecta a todos y todas: incluyendo a los niños y niñas.

Un estudio publicado por la Universidad de Glasgow encontró que las niñas manifiestan más ansiedad ante las matemáticas que los varones. Otro estudio, respaldado por la Fundación Nacional de Ciencias (NSF, por sus siglas en inglés) confirma estos resultados de la pobre confianza en sí mismas que experimentan las niñas en relación con la ciencia y muestra que las mujeres tienen el 1.5 más de probabilidades de dejar los estudios de STEM – atribuyendo a la poca autoconfianza.

Estos hallazgos – más que probar que las niñas son menos capaces en estas áreas – ponen en evidencia que lo que realmente tiene un efecto duradero es la percepción que tienen las niñas sobre sus propias capacidades. Percepción que tiende a ser plantada y agravada por las normas de género impuestas por la sociedad.

¿Por qué es esto importante?

La forma de ir preparando a las niñas y jóvenes con una autoconfianza y autoestima necesaria para ocupar estos puestos de liderazgo al llegar a la adultez recae en las experiencias, actividades y oportunidades a las cuales se les expone a las niñas.

Al exponer a más niñas a entrenamiento en STEM no solo se está ofreciendo equidad de oportunidades en lo que sin duda son las carreras del futuro y las profesiones del siglo XXI, sino que también se estará fomentando en ellas habilidades de liderazgo, comunicación, resolución de problemas, y desarrollo de pensamiento crítico y creativo. Potencialmente, ofrecer igual de oportunidades en la educación de habilidades necesarias para ocupar puestos directivos en la adultez, del cual solo ocupan entre un 20 y 25% en la actualidad.

Estuvimos conversando con Maria Inés Castillo de Engineering for Kids Panamá, y en nuestra conversa, concluimos cinco (5) maneras (aunque hay muchas más), en la que el STEM fomenta el liderazgo en tu hija. Aquí te las contamos:

priscilla-du-preez-972608-unsplash.jpg

1. Practican la sororidad.

Ya he escrito anteriormente de la sororidad (puedes leerlo aquí). Pero, básicamente, se refiere al concepto de hermandad entre mujeres. La sociedad insiste en compararnos y competir, y que tu hija se involucre en STEM –por la naturaleza de las actividades– también le exige poner en práctica estas habilidades de hermandad. Las cuales son cruciales para avanzar el movimiento feminista.

613566-PNJANR-532.jpg

2. Impulsa su creatividad.

Las actividades STEM son todas actividades que impulsan la creatividad, ya que le exigen a las niñas y niños a pensar “fuera de la caja”. A crear. A utilizar su pensamiento crítico para afrontar una tarea de la forma más creativa.

318875-P92O6E-512.jpg

3. Solución de problemas.

Una de las tareas de una líder es solucionar problemas y aprender a delegar. Esto es precisamente lo que las actividades STEM le permiten a tu hija hacer.

afro-close-up-daytime-936120.jpg

4. Organización

Las actividades STEM exigen una organización de pasos a seguir para completar una tarea. Esta habilidad es crucial para cualquier puesto de liderazgo. La posibilidad de romper una tarea en varios pasos y abordarla una a una.

arms-bonding-closeness-1645634.jpg

5. Trabajo en equipo.

Lo más rico de las actividades STEM es afrontar una tarea trabajando y pensando en equipo. Esta característica es crucial en el liderazgo porque es importante el delegar responsabilidades y tareas.

Estas son solo algunas de las formas en las que las carreras STEM fomenta el liderazgo en tu hija. ¿Se te ocurren algunas otras? ¡Me encantaría leerlas! Puedes comentar abajo del artículo.