Cómo Redefinir Tu Relación Con La Ansiedad

Recientemente compartí en mi cuenta de Instagram un post sobre cómo he manejado mi ansiedad. Es un rasgo de personalidad con el que he vivido por una parte importante de mi vida, y estoy casi segura que seguiré viviendo con ella por muchos años más.

A través de mi entrenamiento como profesional de salud mental y años en psicoterapia, he aprendido cómo transformar mi relación con la ansiedad. Solía ser una emoción que intentaba evitar a toda costa, y terminaba actuando. Ahora, puede decir que le abro las puertas de mi mundo interno, para cuando decida visitar. Soy más abierta a dejarme transformar y crecer por ella, que dejarla controlar mi vida.

Aún cuando la travesía no es fácil, redefinir tu relación con la ansiedad te puede ayudar a desarrollar una relación más sana contigo misma/o y con los demás. De acuerdo con la Fundación de Salud Mental de Nueva Zelanda, “la ansiedad puede ser un activador para el logro, así como una barrera. Imagínate una curva donde tienes extrema ansiedad en el polo derecho, y extrema ausencia de ansiedad en el polo izquierdo. Si eres demasiado ansiosa/o al punto que es física y mentalmente agotador, entonces tu rendimiento sufre. Si no eres suficientemente ansiosa/o, entonces no estás comprometida/o ni ligeramente activada/o por la ansiedad y tu rendimiento también sufre.”

En cantidades sanas, la ansiedad nos puede movilizar y motivar para alcanzar nuestras metas. Pero, cuando se convierte en algo insostenible u incontrolable, nos paraliza.

En lugar de eliminar la ansiedad, aprende a manejarla

La ansiedad, especialmente como un rasgo de personalidad, es una de esas emociones que no se va. En vez de invertir tu energía en “eliminarla”, piensa en diferentes formas como la puedes manejar.

Algunas incluyen:

  • Escribir en un journal

  • Ir a psicoterapia

  • Hablar sobre ella

  • Ejercitarte

  • Reconectarte con la naturaleza y/o arte

Identifica cómo se siente en tu cuerpo, y ponle un nombre

La ansiedad es un sentimiento escurridizo porque toma diferentes formas. ¿Qué significa eso? Puede tomar la forma de diferentes situaciones, pensamientos, emociones, acciones, y hasta personas. Nos puede hacer pensar que estamos aburridas/os, que tenemos hambre, que estamos hiperactivos/as o impacientes. Cuando en realidad, lo que quizás estamos sintiendo es ansiedad.

Aprende a identificar cómo se siente la ansiedad en tu cuerpo. Para algunos, se siente como “mariposas en el estómago” (o algunas veces, como murciélagos). Para otros, puede sentirse como una quijada apretada o escalofríos. Piernas nerviosas o morderse las uñas. Como sea que aparezca para ti, prepárate para volverte más consciente de estas señales y empieza a darles un nombre. Empieza por decirte a ti misma/o “me siento ansiosa/o”, y luego, gradualmente, compártelo con otras personas que te puedan ayudar a procesar y honrar tus emociones de una forma sana.

Aprende a diferenciar qué cosas están bajo tu control y qué cosas no

Una de las cosas más liberadoras que puedes hacer por tu ansiedad, es aprender a separar aquellas que están o no están dentro de tu control. Para hacer esto, toma un pedazo de papel y dibuja tres columnas. La primera es para esas áreas de tu vida que te hacen sentir ansiosa/o (por ejemplo, familia, relaciones, trabajo, salud, futuro y dinero). La segunda columna es para escribir qué cosas están dentro de tu control, y la tercera es para escribir qué cosas no están dentro de tu control.

Este ejercicio tiene dos propósitos: el primero, permitirte tener una conversación con tu ansiedad, en lugar de evitarla. Y, segundo, aprender qué áreas de tu vida son aquellas con más necesidades emocionales. Esto también te puede ayudar a buscar ayudar para trabajar esa área de tu vida que recibe la mayor carga energética ansiosa.

La ansiedad nos advierte dónde están nuestras preocupaciones

Aquellos aspectos de nuestra vida que nos generan la mayor cantidad de ansiedad, son generalmente aquellas donde más trabajo tenemos por hacer. Si nos permitimos cuestionar nuestra ansiedad y mostrarnos curiosas/os ante ella, podemos desarrollar una buena habilidad de auto-consciencia. Nuestra ansiedad, si manejada apropiadamente y regulada en niveles sanos, puede trabajar como una brújula interna en las áreas de la vida que más necesitan trabajo.

Desarrolla un sistema de apoyo que pueda honrar tus ansiedades

Algo que marca una diferencia importante al manejar la ansiedad, es tener a personas de tu lado que puedan recibirla y manejarla de una forma sana. Familiares, amigas/os y hasta un equipo de salud mental, te pueden ayudar a navegar esta emoción difícil y ganar un mayor entendimiento.

Es importante aclarar que estas guías no sustituyen o reemplazan buscar ayuda con un profesional de salud mental, especialmente si estás viviendo con una condición de salud mental como un trastorno de ansiedad. Son algunas herramientas útiles para relacionarse con la ansiedad de una forma distinta, y deben usarse como recursos adicionales al tratamiento.